La actividad de SIGRE cumple con la actual legislación y está bajo el control y supervisión de las autoridades medioambientales

Publicado el 24 febrero, 2012 por SIGRE

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro que surge para cumplir la legislación medioambiental y sanitaria, tanto española como europea, en materia de reciclado de envases y eliminación de los restos de medicamentos no consumidos o caducados que el ciudadano tiene en su hogar.

La actividad de SIGRE se encuentra controlada y supervisada por las autoridades medioambientales de cada una de las 17 comunidades autónomas y las 2 ciudades autónomas. Este control es una garantía para el ciudadano del cumplimiento de los objetivos medioambientales que la propia administración exige a estas entidades.

El objetivo de SIGRE es, única y exclusivamente, dar un correcto tratamiento medioambiental a los envases y restos de medicamentos depositados en los Puntos SIGRE de las farmacias, excluyendo cualquier otra vía de gestión para la eliminación de estos residuos.

La actividad de SIGRE, por tanto, presenta una estrecha colaboración con las administraciones españolas y ha cumplido desde su nacimiento con la normativa sanitaria y medioambiental española y europea, gracias a su modelo de funcionamiento que engloba la recepción, custodia, gestión y tratamiento medioambiental de los residuos que conforman su actividad.

Mediante este modelo de funcionamiento, SIGRE gestiona la recepción de todos los envases y restos de medicamentos depositados en  todos los Puntos SIGRE de las farmacias de España. Estos residuos son trasladados a la Planta de Clasificación de Residuos de Medicamentos, donde se separan y clasifican para obtener tres grupos diferenciados de fracciones que requieren de un tratamiento medioambiental específico:

  • el primer grupo corresponde a los medicamentos peligrosos, que se entregan a gestores de residuos especializados para su eliminación;
  • el segundo grupo se obtiene de separar los envases de los restos de medicamentos que estos puedan contener. Estos envases, una vez clasificados por materiales (papel, cartón, vidrio, plástico) son enviados posteriormente a empresas recicladoras;
  • por último, los restos de medicamentos no peligrosos y aquellos envases de medicamentos que no son susceptibles de ser reciclados se eliminan mediante valorización energética, es decir, se utilizan como combustible para producir energía eléctrica, o bien para su uso en procesos industriales.

De esta manera, SIGRE no dona medicamentos a otros países con fines humanitarios, sino que da un tratamiento medioambiental a estos residuos, garantizando el reciclado de los materiales de envases y la valorización de los restos de medicamentos.

En este sentido, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) reconoce la importante labor que desarrolla SIGRE al incorporar el símbolo SIGRE en todos los envases medicamentos comercializados en España a través de las oficinas de farmacia.

Este símbolo se encuentra autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y con su inclusión en el etiquetado se garantiza que los laboratorios farmacéuticos dan pleno cumplimiento tanto a la normativa medioambiental como sanitaria.

Print Friendly