El botiquín de viaje: cómo prepararlo y qué debe tener

Publicado el 16 julio, 2014 por SIGRE

Si todavía no te has ido de vacaciones pero piensas hacerlo, es importante que consideres la conveniencia de preparar un botiquín de viaje, con medicinas y utensilios básicos que te servirán de ayuda en caso de dolencias leves.

En este post, podrás aprender lo imprescindible para prepararlo, así como algunos consejos sanitarios muy útiles. Continúa leyendo, seguro que tu salud lo agradece.

Algunas preguntas previas…

Imagen de botiquín de viaje

Antes de preparar el botiquín, deberías valorar una serie de cuestiones. Por ejemplo, ten en cuenta cuántas personas viajan contigo o, si por el contrario, lo haces solo.

También es importante considerar si viajan personas mayores o niños, puesto que pueden requerir de una atención sanitaria especial.

Otros factores importantes son el destino al que vayas a ir, así como la duración del viaje.

Por último,  piensa si se realizará alguna actividad que entrañe un desgaste físico: correr, montar en bicicleta, etc.

¿Qué debe tener el botiquín?

Material de curas: gasas y toallas antisépticas para limpiar heridas, vendas, esparadrapo, agua oxigenada, tijeras de acero inoxidable, guantes de cura estériles, termómetro y pinzas de acero inoxidable para extraer pequeñas astillas incrustadas en la piel y una bolsa térmica, que se aplica caliente, en caso de contracturas o dolor abdominal, o fría, en caso de torceduras. 

Medicamentos: además de la medicación habitual que estés tomando, es recomendable llevar analgésicos, antisépticos, antiinflamatorios,  crema antiinflamatoria, pomada para picaduras, gel para quemaduras y bicarbonato para digestiones pesadas.

¿Qué otros consejos tener en cuenta?

Lleva la medicación que utilices en el transporte de equipaje de mano. De esta manera, será más difícil que la puedas perder.

En el caso de necesitar medicación, se debe elaborar un listado con los principios activos que lleven en su composición los medicamentos que utiliza habitualmente.

Por último, no te olvides de revisar periódicamente el botiquín. Los medicamentos que tengas caducados o que no sabes para qué fueron prescritos, porque no están junto con su envase y prospecto, recíclalos en el Punto SIGRE de la farmacia.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *