18-N: Día Europeo para el uso prudente antibióticos

Publicado el 18 noviembre, 2016 por SIGRE

Con motivo del Día Europeo para el uso prudente antibióticos, que se celebra el 18 de noviembre, desde SIGRE queremos abordar este tema tan importante para la salud de toda la sociedad.

Antes que nada, y como bien explica el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos CGCOF, es importante conocer qué es un antibiótico: “se trata de un medicamento destinado a acabar con procesos infecciosos producidos por un determinado tipo de agentes microbianos, las bacterias”.

Debido a que existen muchas clases de antibióticos, que actúan de formas diferentes y sobre distintos tipos de bacterias, es fundamental realizar un diagnóstico médico preciso para utilizar el antibiótico adecuado. Por ello, los antibióticos solo se pueden utilizar si han sido prescritos por un médico y cumpliendo una serie de pautas (tipo, duración del tratamiento, hora de la dosis,…).

Las bacterias que causan algunas enfermedades son organismos vivos con una notable capacidad de adaptación al entorno. Algunas de esas bacterias son capaces, incluso, de desarrollar mecanismos, por los cuales se vuelven resistentes a uno o varios tipos de medicamentos. Hoy en día, se está detectando que algunos antibióticos están perdiendo eficacia en el tratamiento de determinadas infecciones.

A pesar de que la industria farmacéutica está continuamente creando nuevos antibióticos, más potentes y selectivos, el problema de la resistencia bacteriana no se puede solucionar únicamente aportando nuevos medicamentos. Lograr que sigan siendo eficaces para combatir las infecciones de origen bacteriano, es un trabajo de todos.

Por ello, en este post os dejamos una serie de consejos para usar de manera prudente los antibióticos y contribuir, entre todos, a frenar este problema:

  1. Solo debes utilizar antibióticos cuando te sean prescritos por tu médico.
  2. No olvides que hay enfermedades que son producidas por virus y el uso de antibióticos no es eficaz. No te auto-mediques.
  3. Es importante cumplir la duración del tratamiento aunque notes mejoría. Si dejas de tomar el antibiótico antes de lo recomendado, algunas bacterias pueden sobrevivir y la infección reproducirse.
  4. Toma la dosis prescrita a la hora indicada.
  5. Si se produce alguna reacción adversa, acude inmediatamente a tu médico o a un centro de salud.
  6. No almacenes los antibióticos sobrantes en tu botiquín de casa para evitar un futuro mal uso. Deposita los envases y los restos de antibióticos, si te sobran, en el Punto SIGRE de tu farmacia.

 

Fuente: AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios), CGCOF (Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos) y ECDC (European Centre for Disease Prevention and Control).

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *