Cómo aplicar correctamente un colirio

Publicado el 21 febrero, 2014 por SIGRE

Los colirios son todas aquellas presentaciones farmacéuticas que se aplican en los ojos para solucionar diferentes problemas oculares: picor, infección, enrojecimiento, sequedad, etc.

Sigue estos consejos para aplicar un colirioLos colirios se deben emplear para uso personal, tienen que ser recetados por un especialista médico  y, al igual que con cualquier otro medicamento, es muy importante revisar siempre la fecha de caducidad y leer atentamente el prospecto antes de utilizarlos, ya que esta fecha es más corta que la de otros medicamentos y muchos de ellos, una vez abiertos, tienen un plazo máximo para su uso.

Los ojos son una de las partes más vulnerables y delicadas del cuerpo humano, por lo que es importante aplicar bien el colirio y cumplir una serie de requisitos especiales, para que tenga plena eficacia.

Consejos

Para facilitarte esta labor, sigue estas recomendaciones:

 1. Una de las primeras precauciones que debemos tomar a la hora de administrar un colirio es evitar que se contamine, ya que podría afectar al ojo. Por ello es muy aconsejable lavarse bien las manos.

2. Para facilitar la aplicación del colirio, baja el párpado inferior con el dedo índice, depositando las gotas en una pequeña bolsa que se forma.

3. Aplica el número exacto de gotas prescritas y, a continuación, parpadea un par de veces para extender las gotas por toda la superficie ocular.

4. Espera unos segundos con los ojos cerrados, sin parpadear, para que se absorba correctamente el medicamento y aprieta ligeramente el lagrimal.

5.Ten a mano una gasa para eliminar las lágrimas o restos de colirio que puedan quedar alrededor del ojo.

6.Si se necesitase aplicar un segundo colirio, es mejor esperar unos minutos para que se pueda absorber correctamente el primero.

Con todas estas precauciones, conseguiremos unas óptimas condiciones para que el colirio sea eficiente y eficaz.

Conservación y reciclado

Para la correcta conservación del colirio, hay que mantener el envase bien cerrado en un lugar fresco y seco hasta la siguiente aplicación.

Recuerda que los colirios dejan de ser estériles una vez abiertos, por lo que no deben guardarse cuando acabas el tratamiento. Por este motivo, cuando lo hayas finalizado o a las cuatro semanas de estar abierto, deposítalo en el Punto SIGRE de la farmacia, junto con su envase y prospecto, para su correcto reciclado.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *