Historia de los Puntos SIGRE

El Punto SIGRE se ubica en las farmacias

Origen y evolución de los Puntos SIGRE

Los laboratorios farmacéuticos, con la colaboración de las farmacias y la distribución del sector, ponen en marcha SIGRE en el año 2001 con el objetivo de cumplir la Ley 11/97 de Envases y Residuos de Envases, que obligaba a los fabricantes o comercializadores de productos envasados a gestionar la recogida y el tratamiento medioambiental de estos envases.

Con la creación de SIGRE, la industria farmacéutica pone en práctica su firme compromiso con la responsabilidad social y, tras evaluar su importancia, decide crear un Sistema que no sólo se hiciera cargo de los envases puestos a la venta, como determinaba la Ley, sino que también ofreciera un correcto tratamiento a los restos de medicamentos que éstos pudieran contener.

Esta decisión sería ratificada años más tarde por la Ley 29/2006 de Garantías y Uso Racional del Medicamento y Productos Sanitarios, que recoge por primera vez la necesidad de crear y participar en sistemas que garanticen la recogida de los residuos de medicamentos que se generan en los domicilios.

Transcurridos más de 10 años desde su puesta en marcha, SIGRE es un Sistema maduro, que ha consolidado el reciclado de los envases y los restos de medicamentos como uno de los hábitos medioambientales que se practican en los hogares.

Durante todo este tiempo, el Punto SIGRE se ha convertido en el símbolo de la entidad, por cuanto es la cara de la actividad medioambiental que desarrolla SIGRE mediante la gestión medioambiental de los envases y los restos de medicamentos de origen domiciliario.

El Punto SIGRE se ubica en las farmacias

Este contenedor, generalmente llamado Punto SIGRE, se ha consolidado como un elemento característico de las farmacias, en el que el ciudadano puede encontrar información y desprenderse de los envases y restos de medicamentos de una manera cómoda y sencilla.

Además, con el Punto SIGRE, el farmacéutico ha ampliado su tradicional función sanitaria convirtiéndose en un importante asesor medioambiental, que aconseja al ciudadano sobre aquello que debe depositar en el contenedor.

Gracias a la colaboración de los ciudadanos, y al esfuerzo de los agentes del sector farmacéutico, se ha conseguido implantar un modelo de funcionamiento que es estudiado en otros países de Latinoamérica y de Europa, y que está contribuyendo a cuidar el medio ambiente.

 

Print Friendly