Sin un planeta sano, el desarrollo sostenible no es posible

Publicado el 26 enero, 2018 por SIGRE

Lo que cambia nuestro planeta es la conciencia. Lo que crea la conciencia es la educación.

Cada 26 de enero se conmemora, desde 1975, el Día Mundial de la Educación Ambiental. Se trata de una efeméride que sirve para reflexionar y crear conciencia en personas e instituciones de todo el mundo sobre la necesidad de conservar y proteger el planeta.

Enseñar a las nuevas generaciones a cuidar del medio ambiente para proteger nuestra propia salud, evitar el cambio climático, la extinción de especies o el deterioro de los ecosistemas es una de las principales reivindicaciones de este Día Mundial, año tras año.

Para lograrlo, la educación ambiental se configura como una herramienta clave, dado que permite inculcar los conocimientos, los valores y las habilidades y destrezas prácticas necesarias para participar eficaz y responsablemente en la prevención y solución de los problemas medioambientales. Se basa en estos 6 principios básicos:

-Concienciación. Contribuye a que la población esté sensibilizada sobre los problemas medioambientales.

-Conocimiento. Hace comprensible el medio ambiente y sus ecosistemas para la ciudadanía, así como las consecuencias que algunas actuaciones tienen sobre la naturaleza.

-Actitudes. Hace posible que la ciudadanía adquiera las capacidades necesarias para enfrentarse a los problemas medioambientales de forma eficaz y responsable.

-Aptitudes. Fomenta la adquisición de los valores necesarios para garantizar el cuidado del medio ambiente, así como su protección.

-Pensamiento crítico e innovador. Posibilita un espíritu analítico y científico, necesario para evaluar medidas y acciones de interés para cuidar del planeta, así como su repercusión.

-Participación. Promueve la participación activa y la implicación de toda la ciudadanía en el cuidado del medio ambiente.

Para SIGRE, la educación en la cultura del reciclaje -desde las primeras etapas del colegio hasta la universidad- constituye una de nuestras líneas estratégicas.

Con este objetivo, hemos puesto en marcha diferentes iniciativas educativas para que tanto los niños como los jóvenes puedan adquirir valores, conocimientos y competencias que les ayuden en un futuro a encontrar nuevas soluciones a los problemas sociales, económicos y medioambientales que les afectan.

Fuentes: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y Fundación Biodiversidad.

 

 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *