La farmacia dice adiós a la bolsa de plástico gratuita

Publicado el 31 mayo, 2018 por SIGRE

La normativa que prohíbe la entrega gratuita de este tipo de bolsas entra en vigor el 1 de julio en España

La contaminación de los ecosistemas por residuos plásticos es uno de los principales problemas medioambientales a los que se enfrenta el planeta. Para frenarlo, España prohibirá,  siguiendo la legislación comunitaria, la entrega gratuita de bolsas de plástico a partir del 1 de julio de 2018, con el fin de reducir su producción y uso.

Desde esta fecha, supermercados, tiendas y establecimientos de todo tipo, entre ellos las farmacias, deberán cobrar por las bolsas que entreguen a sus clientes cuando realicen su  compra, así como a exhibir los precios que apliquen por este concepto, dado que la norma fija, con carácter orientativo, unos importes en función del tipo de bolsa y su espesor.

Con ello, se pretende desincentivar su uso y reducir el número de bolsas que se entregan en los comercios. En nuestro país, se usan una media de 144 bolsas por persona al año, lo que se traduce en un total de más de 6.600 millones de bolsas de plástico al año.

Según los objetivos fijados a nivel europeo, el consumo de bolsas por habitante y año debería situarse en unas 90 unidades al año en 2019, cantidad que debe reducirse a 40 en 2025. Además, a partir del 2021 se prohibirá la entrega de bolsas de plástico ligeras y muy ligeras, salvo las que sean compostables.

Este tipo de bolsas están en nuestras manos unos 12 minutos y, sin embargo, tardan entre 400 y 500 años en descomponerse. Además, cada año se vierten al mar entre 5 y 13 millones de toneladas de residuos plásticos, entre ellos bolsas de este tipo.

Distintas instituciones y empresas del sector farmacéutico han puesto ya en marcha iniciativas para informar de esta medida y de su correcta aplicación en el ámbito de la farmacia.

A continuación, te damos una serie de recomendaciones para adaptarte a este nuevo escenario y promover la sostenibilidad en tu día a día:

  1. Lleva tu propia bolsa de papel, tela o material compostable. Son más ecológicas y conservan mejor los alimentos. En la medida de lo posible, sal con una de casa cuando tengas previsto hacer la compra o acudir a algún establecimiento en el que puedas necesitarla.
  2. Reutiliza cajas y envoltorios. Te servirán para transportar productos o materiales. Vuelve a usarlos tantas veces como puedas antes de proceder a su reciclaje definitivo.
  3. Utiliza carritos, cestas u otro tipo de bolsos con ruedas. Te pueden ayudar a transportar objetos o a almacenarlos y evitan el consumo superfluo de bolsas de plástico. Además, evitarán que tu salud se resienta por cargar peso.
  4. Elige productos fácilmente transportables. Siempre que puedas, sopesa comprar aquellos productos que cuenten con asas o zonas de agarre para su transporte sin necesidad de meterlos en bolsas.
  5. Recicla las bolsas una vez que no puedas volver a usarlas. También puedes darle una segunda vida, utilizándolas en otro tipo de usos que te permitirán aprovecharlas.

Recuerda que debes reciclar los envases vacíos o con restos de medicamentos en el Punto SIGRE, para cuidar tanto del medio ambiente como de tu propia salud.

Guárdalos en casa en una caja o en una bolsa reutilizable para llevarlos al Punto SIGRE cuando vayas a la farmacia. También puedes utilizar la bolsa de la farmacia para guardar y volver a llevar estos residuos al Punto SIGRE.

Fuente: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *